No es extraño que a través de publicaciones en internet, usuarios que buscan adoptar algún animal, sean víctimas de las estafas que, en algunas ocasiones, pueden resultar muy peligrosas.

Recientemente se ha viralizado la historia de una pareja en China que a través de la red adoptó un mastín tibetano, una raza de perro que se ha popularizado en aquél país, sin embargo, luego de un año de convivir con el animal, se dieron cuenta que en realidad habían adquirido un oso negro.

“Se podía comer una caja llena de frutas y dos ollas de fideos al día”, aseguró la ama de casa quien relató que, luego de 24 meses y casi 200 kilos de peso, dedujeron que el animal, no era un perro.

Las autoridades confirmaron rápidamente que se trataba de un oso negro asiático, una especie protegida y optaron por enviar a la ‘mascota’ a un centro de vida silvestre para que reciba mejor atención.

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.