Existe una teoría que jamás se ha podido confirmar al 100% acerca de un padecimiento que ocular que experimentaban ciertos artistas, entre ellos, Leonardo Da Vinci, el cual les beneficiaba a la hora de pintar.

Hablamos del estrabismo, una desalineación en los ojos en la que uno de ellos, o incluso ambos, se giran hacía afuera, provocando una vista binocular.

NEC Leonardo Da Vinci

Uno de los primeros pintores al que se le cree que padecía este problema fue Rembrandt, quien, tras un estudio de 36 autorretratos, se llegó a la conclusión de que su incapacidad de establecer una imagen normal a través de una visión binocular provocó que su cerebro ‘redujese’ la imagen a un solo ojo.

Esto, más que ser una desventaja, pudo haberle sido útil al momento de ‘aplanar’ las imágenes que él veía y trasladarlas a un plano bidimensional.

Con estos antecedentes, un grupo de investigadores de la Universidad de la Ciudad de Londres en el Reino Unido, analizaron imágenes de Leonardo Da Vinci y determinaron que pudo haber tenido exotropia intermitente, un tipo de estrabismo.

Al igual que Rembrandt, este padecimiento podría haberse convertido en un gran don para el pintor, lo que ayuda a entender su capacidad para plasmar escenas tridimensionales de rostros y objetos en el mundo y la profundidad de los paisajes montañosos.

¿Crees que esta sea la razón que explique el talento que lo caracteriza?

Leave a Reply

Your email address will not be published.