Según informes locales de Australia, un estudiante de 16 años fue declarado culpable de hackear uno de los servidores de Apple y descargar más de 90GB de archivos clasificados como “seguros”.

Medios locales confirman que el acceso ilegal se llevó a cabo durante un año y que además descargó llaves de autorización, que permiten conocer las credenciales para los inicios de sesión de algunos usuarios.

En septiembre el joven será sentenciado, pues se declaró culpable del acceso no autorizado y el robo de archivos.

Leave a Reply

Your email address will not be published.