1.- Seguro de vida temporal

Protege al asegurado por un año, cinco, 10 o 20 años e indemniza a su familia si fallece por vejez, accidente o sufre invalidez. El cálculo de la prima se da en función de la edad.

Al término de la vigencia de la póliza, si el asegurado no murió no volverá a ver su dinero

2.- Seguro de vida dotal

Los beneficiarios del asegurado están protegidos por un plazo en caso de muerte del titular. Si este no muere, recibirá la suma pactada en el contrato, aclaró Mariana Ávalos.

Este tipo de planes se recomienda para las personas que tienen una meta financiera importante como dar el enganche de su departamento o auto. En este caso, cancelar la póliza sí tiene una penalización.

3.- Seguro con componente de inversión

Este producto cubre el riesgo de muerte, y al mismo tiempo inversión. Un monto de la prima se dirige al seguro y la otra a un fondo de inversión. El titular puede elegir entre un perfil de riesgo conservador, moderado o agresivo. Muera o no el titular al final del plazo, recibirá la suma asegurada más su inversión con rendimientos, explicó Ávalos.

4.- Fondo de inversión con seguro de vida

Las personas que optan por esta solución no están interesadas en proteger a su familia a través de un seguro de vida. “Lo que los obliga a tomar un fondo de inversión es la rentabilidad que obtienen al final”, dijo Isabel González.

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.