Como bien se sabe, desde el pasado mes de octubre se denuncio ante la PGR, una serie de anomalías que involucraban al candidato Ricardo Anaya por lo cual, esta abrió una carpeta de investigación al mencionado al por lavado de dinero, esto según fuentes de El País. Si bien la Procuraduría General de la República no ha logrado comprobar la procedencia de los 53 millones de pesos que presuntamente beneficiaron a Anaya.

Los socios de varias empresas que se investigan en la red de lavado de dinero, David Alberto Galindo y Daniel Rodríguez, comparecieron en enero ante la PGR , en sus declaraciones detallaron el esquema con el que hicieron llegar 2,9 millones de dólares a la empresa que compro la nave industrial a Ricardo Anaya, a través de su empresa Juni Sierra.

Ambos señalaron que fueron contratados por Manuel Barreiro, el empresario Queretano vinculado a Anaya, según la declaración de Galindo , Barreiro no quería que se le relacionara con el candidato, por lo que requería de sus servicios “con la finalidad de que perdieran el rastro del dinero, mediante una estructura financiera y corporativa que deberíamos diseñar”.

Pese a las acusaciones en su contra, Anaya asegura que no tiene nada que ver con el esquema de lavado de dinero.

En su defensa, el candidato presidencial recalca que en el contrato de venta de la nave existe una cláusula, en la cual se especifica que  Manhattan Master Plan se compromete a que el dinero utilizado para la compra es de origen lícito.

Sobre la  relación con Barreiro, el candidato presidencial admite que lo conoce porque “era el directivo más alto del parque industrial donde se encuentra la nave y porque está casado con la hermana de un amigo muy cercano desde la Secundaria, Álvaro Ugalde”.

“Lo ubico bien, pero mi relación no es tan directa, más bien es con Álvaro. Como empresario es alguien muy conocido en Querétaro”, asegura  Anaya.

El candidato rechaza amistad con Barreiro, “A los amigos se les frecuenta. Por lo menos en el último año no recuerdo haberlo visto”, dijo.

Anaya ha pedido a la PGR que aclare si le están investigando. No obstante, ante el incremento de las acusaciones contra él, el candidato decidió explicar en un vídeo, del pasado 21 de febrero, su versión de los hechos. En él señalaba que había vendido la bodega a Manhattan Master Plan y especifica que su accionista principal es el arquitecto Juan Carlos Reyes.

El candidato explica que estaba al tanto de la operación, pero que nunca tuvo trato personal con Reyes durante la venta. La operación de venta la llevó su suegro.

“Cuando me dicen quién va a comprar y que es una empresa de Juan Carlos, me pareció la cosa más normal. Lo conozco, conozco a su suegro, a su esposa, es un arquitecto muy conocido. No somos amigos porque no somos de la misma generación ni del mismo grupo, pero es una persona a la que conozco bastante bien”, añade Anaya.

El operador de la red explicó en su declaración que pidió copias certificadas en una notaría de Zapopan, ciudad próxima a Guadalajara, con la que solían trabajar. Salvador Cosío, el notario que supuestamente firmó esos documentos, negó la pasada semana ante la PGR haberlo hecho.

En su declaración Cosío asegura que no conoce a la persona de Manhattan Master Plan que solicitó el procedimiento ni al abogado al que los operadores recurrieron para el mismo y que, según el testimonio de Daniel Rodríguez, trabajaba en esa notaría. “No se trata de mi firma”, afirma Cosío, quien también señala que los documentos no contienen algunas características que acostumbra a tener su forma de proceder.

Cosío, después de no reconocer su firma entres distintos oficios, formuló una disputa por falsificación de estos documentos, el notario asegura que se entero recientemente de la anomalía.

El no fue el único en poner en duda el traspaso de poderes, pues la semana pasada, Humberto Hernández, esposo de Maria Amanda Ramírez, otra accionista de Manhattan Master Plan y que ha ejercido como contador de Barreiro, aseguro ante la PGR que nunca tuvieron constancia de la existencia de la compañía.

Hernández declaró que se habían enterado por los medios de comunicación, por lo que asegura que todos los documentos con la firma de su mujer “son falsos”.

Anaya no ha aclarado nada al respecto del tema y cada día salen a la luz mas anomalías sobre el tema de enriquecimiento ilícito, sin duda un caso que merece explicaciones por parte del candidato por el PAN – PRD – Movimiento Ciudadano.

 

 

 

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.