“Tengo 29 años y he elegido someterme voluntariamente a la eutanasia. Lo he elegido porque tengo muchos problemas de salud mental. Sufro de forma insoportable y no tengo esperanza. Cada aliento que tomo es tortura”, se escucha en una grabación realizada por Aurelia Brouwers, una joven holandesa de 29 años quien estaba cansada de lidiar con sus problemas mentales.

Un equipo de la cadena de televisión holandesa RTL Nieuws pasó dos semanas grabando a Aurelia Brouwers mientras se preparaba para ser sometida a la eutanasia, planificada para las 2 de la tarde del viernes 26 de enero. Durante esas últimas semanas, pasó su tiempo con sus seres queridos, haciendo trabajos manuales y montando en bicicleta en Deventer, una ciudad que adoraba. También visitó el crematorio, el lugar que eligió para su propio servicio fúnebre.

La eutanasia es ilegal en la mayoría de los países, pero en Holanda está permitida siempre que un médico esté de acuerdo en que el sufrimiento de un paciente es “insoportable sin perspectivas de mejora” y si “no hay alternativa razonable en la situación del enfermo”.

Aurelia, a los 12 años intentó quitarse la vida por primera vez, aunque la acción la intento decenas de veces en años siguientes. En esta ocasión, de forma legal y asistida bebió veneno y se recostó en su cama esperando terminar con el sufrimiento. Este caso ha generado cientos de críticas por haber sido seguido paso a paso por una televisora y por tratarse de un tema controversial en muchas partes del mundo.

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.