Parece que aplazar tanto la elección del método para definir al candidato del FCM es solo una estrategia de Anaya, pues está claro que la única decisión se tomará por dedazo, o sea el será el candidato de un Frente Ciudadano que tiene de todo menos la participación de la ciudadanía.

Aunque puede que el plan del dirigente del PAN no sea tan fuerte como el piensa, pues Rafael Moreno Valle, Miguel Ángel Mancera y Silvano Aureoles le pusieron un ultimátum de que, si la selección del candidato no se lleva a cabo mediante una votación universal, es decir ciudadana, abierta y secreta, no hay frente, y es que, aunque los dirigentes de los partidos lleguen a mil acuerdos, los precandidatos no están atados a ellos, y como no hacerlo si todos notamos el autoritarismo de Anaya, quien no está dispuesto a seguir ningún acuerdo que no lo ayude.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.