Hace un año y medio, Hélène Gugenheim conoció a Marie, las dos mujeres estaban cambiando de ropa, una cerca de la otra, la primera percibió una cicatriz de mastectomía en la segunda, inmediatamente pensó en “tengo que cubrirla con oro”. “Cuando vi la cicatriz de Marie, vi una mezcla de fuerza y fragilidad. Fue alucinante, no vi solo la herida, sino también la sanación. Todo el mundo resulta herido en algún momento, en la piel, en el corazón, y hay que hacer frente a eso.” dijo la artista.
El protocolo de la artista está basado en la filosofía zen japonesa y en la estructura de las ceremonias del té en aquel país, donde se pone énfasis en el vacío espacial y la conducta repetitiva. “Todo el mundo tiene un cuerpo, todo el mundo resulta herido y todo el mundo se cura. La cicatriz es la marca de nuestra humanidad.” Esta es una muestra de cómo trabaja Gugenheim:

7cf809145782ca469d524571b653df76

f187900fcf87d8b321252f73c1279c0b

4af9a5246ed72e2433be016a2070f101

daf7118bbfcf5c968978df968ca2726b

db3b665960494793e13c5bc6bed027d0

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.