El norte de India fue azotado por fuertes tormentas de polvo, de la que resultaron al menos cien muertos y más de 140 heridos por la caída de muros y árboles y las autoridades alertaron el riesgo de más devastación.

Las autoridades de los estados de Uttar Pradesh y Rajastán informaron que los vientos causaron 65 muertos y 33, respectivamente. Más al norte, en Punyab, y al sur, Madhya Pradesh, registraron dos muertos en cada uno.

La mayoría de las muertes fueron de personas que estaban dormidas y sus viviendas de barro se vinieron abajo por las fuertes tormentas, también el viento arrancó árboles, derrumbándolos sobre los muros de las casas.

Leave a Reply

Your email address will not be published.