Un terremoto de magnitud 7.3 sacudió la frontera entre Irán e Irak el domingo, registrando hasta el momento la muerte de al menos 415 personas, la mayoría de ella en territorio iraní. La provincia de Karmanshah es la zona más dañada, se estima que al menos ahí hay 300 víctimas.

Por su parte, el presidente iraquí, Haydar el Abadi, ha ordenado la movilización de los equipos de protección civil para ayudar a los damnificados. Turquía, que había tomado represalias contra la región autónoma del Kurdistán iraquí por la celebración de un referéndum de independencia sin el visto bueno del Gobierno de Bagdad, ha sido uno de los primeros en enviar ayuda.

También el domingo, Costa Rica tuvo un fuerte movimiento telúrico, alcanzando una magnitud de 6.4 y la cifra de al menos 2 fallecidos. Los bomberos informaron de daños materiales fundamentalmente en supermercados por caída de estanterías, cortes de luz y desprendimiento de postes y cableado.

Las autoridades “ticas” hicieron un llamamiento a la calma a la población, a la que pidieron que tome medidas preventivas y utilice los números de emergencias solo para casos urgentes. El sismo también fue sentido en Panamá y El Salvador.

Leave a Reply

Your email address will not be published.