La caída de más de 50% de los precios del crudo durante los últimos 12 meses hace más barato producir electricidad a través de gas y otros hidrocarburos, desde el petróleo hasta el diesel. En  julio de este año, los precios pasaron de 55 a 46 dólares por barril, cuando en 2008 rebasaban los 120 dólares. 

El verdadero compromiso del gobierno es crear un mercado eléctrico competitivo, que no es sinónimo de precios más bajos, sino que el costo de la electricidad sea adecuado para el mercado y que los generadores puedan garantizar retornos de inversión, tanto en energías convencionales como renovables, explica en entrevista Alejandro Martí, director de Solarcentury.

El problema es que en el mediano y largo plazos las energías renovables suelen meterse “como con calzador”, descontextualizadas de una visión integral de política energética, opina Miriam Grunstein, académica e investigadora de la Universidad Nacional Autónoma de Nuevo León.

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.