Con la finalidad de prevenir a otros países, en Estados Unidos ya entró en vigor una nueva ley que permite poner en el pasaporte si esa persona tiene antecedentes sobre delitos sexuales o si cuenta con agravios contra la integridad de los niños.

De esta manera se pretende dar una advertencia a las autoridades internacionales para ayudar en la erradicación del tráfico y turismo sexual infantil.

Cualquier estadounidense con historial relacionado está obligado a inscribirse en un registro de delincuentes sexuales, exponiendo así sus datos y fotografías.

Leave a Reply

Your email address will not be published.