En China un taxista logró encontrar a su hija desaparecida hace 24 años por sus propios medios para dar con ella.

Wang Mingqing pasó años pegando carteles, contactando a la policía y visitando ofanatos y hospitales, pero nada le daba pistas sobre el paradero de su hija.

21 años después de la desaparición de su hija, Wang decidió volverse taxista para poder dar a conocer la historia del rapto y pegando carteles en la parte de atrás del automóvil.

Un día, un dibujante de policía decidió crear un retrato de Qifeng con el aspecto que tendría en la actualidad, y de hecho una mujer a miles de kilómetros de ahí lo vio y se dio cuenta que era ella.

La mujer contactó a la policía y se sometió a pruebas de ADN, que confirmaron que realmente se trataba de la niña extraviada años antes.

Leave a Reply

Your email address will not be published.