Un oso polar le hizo competencia a un visitante que parecía ejecutar una rutina de ejercicio frente a él en un zoológico en Escocia.

El peludo amigo siguió al pie de la letra cada movimiento del hombre e, incluso, con mejor estilo. Si no lo crees, mira:

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.