Mario Lustgarten, último sobreviviente del campo de exterminio de Auschwitz, quien residía en Barranquilla, falleció a la edad de 90 años.

Apreciado y estimado no solo por su familia y comunidad, sino por toda la ciudad, este hombre, al que los años no pudieron borrarle de la memoria los horrores que vivió en la Polonia nazi que habitó durante su adolescencia, falleció llevándose consigo el legado de un episodio inenarrable de la atrocidad humana.

El año pasado, al conmemorar los 72 años de la liberación de miles de sobrevivientes del campo de exterminio de Auschwitz, fue objeto de diversos homenajes. Fue exaltado por la Asamblea del Atlántico durante un tributo póstumo a las víctimas del holocausto o Shoah de la Segunda Guerra Mundial, en un evento que fue organizado por la Embajada Mundial de Activistas por la Paz (Emap).

Lustgarten fue uno de los pocos que sobrevivieron a la barbarie de esos campos de exterminio, de los que sin duda Auschwitz sería el más icónico por la crueldad con la que allí fueron masacradas más de un millón de personas solo por tener una raza y un credo diferentes.

Su llegada a Auschwitz se produjo luego de un intento de fuga masivo, durante el que su hermano huyó, pero él fue capturado. Fue embarcado en un tren carbonero que lo llevó a este destino. Se calcula que solo unas 200.000 personas pudieron sobrevivir a las cámaras de gas y a los otros métodos de exterminio de Auschwitz, entre ellos Mario.

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.