Sorprendidos reaccionaron los médicos forenses de una morgue española, luego de que un preso, que había sido declarado muerto horas antes en el Centro Penitenciario de Asturias, resucitó segundos antes de que le realizaran la autopsia.

Gonzalo Montoya Jiménez, quien fue acusado de robo, fue encontrado sin signos vitales en su celda, por lo que fue trasladado, tras la confirmación médica de su muerte, a medicina legal, donde explicarían los motivos de fallecimiento.

Sin embargo, cuando era dirigido en una camilla a la sala de autopsia, ya con su cuerpo marcado para realizarle la investigación en el interior de su organismo, reaccionó. Montoya Jiménez fue enviado al Hospital Universitario Central de Asturias en una ambulancia, donde fue puesto bajo custodia. Las autoridades dijeron que ya se encuentran revisando este caso.

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.