El mal sexo no siempre es cuestión de química con la pareja, no es porque no te guste o no desees estar con alguien, a veces puede ser una cuestión hormonal o incluso, de hábitos.

No estás durmiendo ocho horas
La falta de sueño es más importante de lo que piensas, no sólo hace que estés todo el tiempo cansado, sino que seas propensa a enfermarte. Lo ideal es que duermas de 7 a 9 horas.

No haces ejercicio
La capacidad aeróbica, la flexibilidad y la fuerza son clave para el sexo. Según un estudio científico hay grandes beneficios en ejercitarte para tener una mejor vida sexual, con la actividad física aumentas tu ritmo cardiaco, el flujo de sangre y con ello se estimulan los órganos sexuales.

La mala vibra
Si tu habitación no te invita a tener sexo debes cambiar esto, quita las cosas que te estorben o distraigan, acomoda según el Feng Shui y podrás atraer buenas energías. El objetivo es que te sientas cómoda en tu habitación.

No estás comiendo bien
Una dieta balanceada es clave para que des el 100% en toda la vida, también en el aspecto sexual, pues necesitas tener vitaminas y minerales suficientes para funcionar, sobre todo vitamina B y Zinc.

Alimentos que provocan gases
Si sabes que vas a echar pasión, evita los alimentos como el brócoli, los frijoles y todos aquellos que podrían terminar en un momento muy penoso.

Estás bebiendo mucho
Demasiado alcohol puede influir en la anorgasmia, un estudio reveló que los alcohólicos tienen un mal desempeño sexual, aun años después de haber dejado el consumo.

Fumas
Fumar afecta el flujo de sangre, lo cual es malo para tu corazón y tus órganos sexuales. Además tienes mucha menos condición física, por lo que es normal que te fatigues con mayor rapidez en la cama.

 

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.