Un hombre en Rusia fue detenido luego de ser señalado como culpable de intentar matar a sus compañeros de trabajo con veneno. El hombre vació talio en el garrafón de agua como medida de venganza en contra de quienes trabajaban en su oficina.

Según las declaraciones compartidas por un periódico local, el odio de este hombre, identificado como Vlad Shulgá, hacia sus compañeros nació a raíz de un accidente automovilístico que sufrió meses atrás, en donde resultó gravemente lesionado al grado de quedar en silla de ruedas.

Tras ser detenido, el hombre dijo que no se arrepentía de lo ocurrido, sin embargo, se presentaron cargos en su contra como responsable de envenenamiento a 30 personas, en donde algunos perdieron el cabello y otros perdieron la vista a causa del consumo del metal.

Leave a Reply

Your email address will not be published.