Uno de los entrenadores de osos del Gran Circo de Moscú, Oleg Alexándrov, tuvo un accidente el año pasado en el que se rompió ambas piernas luego de caer desde 18 metros de altura mientras colocaba un equipo en la cúpula de un circo.

El hombre se refiere a los osos como sus “niños peludos”, y además de haberlos extrañado por los cuatro meses que no los pudo ver debido al accidente, dice que incluso lo ayudan en su terapia.

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.