Uber apelará el dictamen de un tribunal británico, el cual estableció que dicha empresa debe dar un pago de salario mínimo a sus conductores, dando así un golpe para la firma de servicio de transporte privado.

Uber dice que sus choferes disfrutan de flexibilidad laboral y que son independientes a los que se les otorga derechos básicos en Reino Unido, como salud y seguridad.

Pese a esto deberán apegarse a la ley, de lo contrario solo les quedarían dejar de brindar sus servicios en territorio británico, como ya sucede en Dinamarca y Hungría.

Leave a Reply

Your email address will not be published.