Dos días después del terremoto de 7.3 grados Ritchter en la frontera entre Irak e Irán, el siniestro natural ha dejado hasta el momento 540 muertos y casi ocho mil heridos.

Las autoridades iraniés informaron que las operaciones de búsqueda y rescate terminaron ante la escasa posibilidad de hallar más sobrevivientes.

“Las operaciones de rescate en la provincia de Kermanshah han terminado, pues las esperanzas de encontrar a alguien con vida bajo los escombros son mínimas”, dijo en la televisión estatal el jefe de los Servicios Médicos de Emergencia de Irán, Pir-Hossein Kolivand.

El terremoto ha tenido casi 200 réplicas; dañó más de 30 mil casas y destruyó por completo al menos 12 mil, además dejó más de 70 mil damnificados.

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.